No hagas brainstorming o lluvia de ideas en tu empresa

¡Sigue aprendiendo!

Los brainstorming o lluvias de ideas se han convertido en una tarea para lanzar nuevos productos al mercado, generar ideas dentro de las empresas etc. Pero nada más lejos de la realidad, los brainstorming están cargados de sesgo y de limitaciones creativas aunque parezca justo lo contrario.

Hay sesgos que se limitan

Los introvertidos no suelen participar

En demasiadas ocasiones, este tipo de procesos de lluvias de ideas, suelen participar más los perfiles que son claramente extrovertidos, más sociales y desenvueltos, obviando los perfiles que tienen un perfil más introvertido o más reservado. No se da la misma oportunidad a todos. Lo ideal es que todos tengan una vez.

Miedo a exponer ideas públicas

En demasiadas ocasiones, este tipo de procesos de lluvias de ideas, suelen participar más los perfiles que son claramente extrovertidos, más sociales y desenvueltos, obviando los perfiles que tienen un perfil más introvertido o más reservado. No se da la misma oportunidad a todos. Lo ideal es que todos tengan una vez.

Ideas que se ocurren en el momento

En los procesos de brainstorming en algunas ocasiones los participantes no saben que van a participar en esto, y he podido ver como en demasiadas ocasiones son ideas vagas, sin fundamento, que se han obtenido en el mismo momento de este proceso. Algunas ideas carecen de contexto y no resuelven el problema.

No son ideas elaboradas

En estos procesos se premia el decir cuantas más ideas mejor, por ello se generan muchas ideas absurdas que no se piensan más allá de resolver el problema de verdad, con un proceso de ejecución correcto y bien definido. Porque recordemos que las ideas ya han dejado de ser un valor importante, todos tenemos ideas continuamente, pero muy pocos saben ejecutar dichas ideas y hacerlas realidad para que funcionen.

Acaba la sesión, acaba la idea

En la mayoría de este tipo de sesiones se desliga rápidamente de la idea cuando acaba la sesión de lluvia de ideas. Es decir los participantes están ahí, sueltan literalmente todas las ideas que les viene a la mente, y cuando acaba se les borran las ideas, es normal, es un proceso al cual no se les ha preparado previamente.

Alternativa a las brainstorming

Reunión uno a uno si es posible

Solucionamos el asunto del sesgo social, ya que una reunión personal, solemos mostrarnos más como somos realmente que ante una multitud de personas.

Con un máximo de 8 personas

Creo sobre 8 personas es más que suficiente para llevar a cabo este proceso, no es más una cuestión de número de personas sino de llevar a las personas adecuadas.

Sesión preparada con agenda

Fundamental que exista una agenda con puntos clave, puntos a tratar y tiempos, una lluvia de ideas o brainstorming no debe tener un tiempo más allá del tiempo que podamos estar concentrados resolviendo algo.

Tareas previas

Los participantes deben haber resuelto unas tareas previas, unas lecturas del problema que se pretende resolver etc. Sino llegarán a la sesión despistados y quizás con estrés de no saber a que se enfrentan, dirán lo que sea para salvar la situación.

Asistencia con un proposito claro y definido

Cada asistente debe tener claro su propósito y saber el problema que están intentando resolver.

Retos posteriores después del brainstorming

La conversación debe seguir después de la lluvia de ideas, no se puede quedar aislada en esta jornada, es muy complicado haber resuelto un problema real en una sesión o en unas horas.

Foto del autor
Creador: Miguel Ángel Pérez

Emprendedor digital. Apostando por ayudar a las empresas a crecer en marketing digital.
#CrecerJuntos - Actualmente aportando y creando en Gubb.es